#1 Creamos un entorno del “Sí”: el niño no escuchará al adulto decir “No toques eso!”. Entre las edades de 0 a 5 años los niños viven periodos sensitivos y exploran con sus manos todo lo que hay a su alcance. Hemos preparado espacios seguros y a la medida de los niños. Todo lo que ven en Nuestra Casa, pueden manipularlo, tocarlo. Es un ambiente preparado y apropiado para ellos.

#2 Los niños y niñas escucharán y tendrán acceso a diferentes lenguas extranjeras además de la inglesa y el castellano, durante su estancia en Nuestra Casa. De los 3 meses hasta alrededor de los 6 años, los niños desarrollan su periodo sensitivo del lenguaje, sumamente fascinados con la voz humana, creando sonidos al imitar los movimientos de la boca. Estudios prueban que los niños en este intervalo de edades se ajustan mejor a los patrones de ritmo idiomáticos, lo que les ofrece una competencia en el segundo idioma en el mismo nivel de dominio que su lengua nativa (tenemos en cuenta los posibles casos de dislexia). Sin embargo, una vez que el niño cumple los 8 años, el desarrollo de competencia de un segundo idioma decrece.

#3 Promovemos tanto espacios tranquilos como para el movimiento, ya que ambos fomentan las habilidades de concentración. Los adultos en La Magnolia ralentizan su paso para permitir al niño desarrollar su habilidad de centrar su atención.

#4 Es imprescindible disponer de botas de lluvia, chubasquero, y vestimenta adecuada para las diferentes condiciones climatológicas. Estar descalzo también está permitido (con la aprobación de la madre/padre).

#5 Hay una rutina en todo: nuestros espacios no sufren cambios en su disposición, lo que permite al niño conocer el orden, proporcionándole un sentido de confianza y confort, y una reducción de la posible angustia y estrés.

#6 “La hora de aseo común en grupo” no tiene lugar en Nuestra Casa. La niña o el niño puede elegir ir al aseo cuando sienten la necesidad, y ellos deciden si quieren que el adulto les acompañe.

#7 No tiene lugar en Nuestra Casa una televisión “para tranquilizar al niño revuelto”. Este es un espacio 100% libre de pantallas. Los adultos acompañan a cada niño en una práctica personalizada de autorregulación y volición. Estas habilidades son importantes para las funciones ejecutivas, lo que llevará al niño a un aprendizaje de calmarse regulando sus emociones.

#8 Nos centramos en qué puede hacer el niño o la niña, poniendo menos atención en marcarle ritmos para alcanzar los hitos de desarrollo.

#9 Los niños vienen con ropa que les permite estar cómodos, tanto para el movimiento físico como para el juego al aire libre, proyectos de arte y cocina de barro.

#10 Hacemos uso de varias técnicas disciplinares, lo cual ayuda al niño a familiarizarse con las normas y tomar control de su comportamiento. Las técnicas son: darles opciones, resolución de problema, consecuencias lógicas y naturales, ignorar, reconducir, y tiempo de reflexión.

#11 Llamamos al niño por su nombre y nunca utilizamos adjetivos negativos o positivos, diminutivos u otro parecido.

#12 Invitamos al niño a hacer preguntas y a discutir. Los adultos aquí respetarán sus preguntas, reconociéndolas en su singularidad.

#13 Cuando los padres viven separados, nos negamos a involucrarnos en las discrepancias que puedan surgir. Consideramos que ambos padres son importantes para la experiencia educativa del niño o la niña y evitamos expresar preferencia de una parte en detrimento de la otra.

#14 Pedimos a los padres que no peguen a sus niños en el centro educativo ni su entorno. Trabajamos con los niños y niñas para ayudarles a encontrar alternativas a la reacción física cuando son sometidos a situaciones de estrés. Nos esforzamos para ofrecerles un espacio educativo seguro donde pegar y otras manifestaciones agresivas no son admisibles. Para las niñas y niños, llega a ser complicado entender que hay excepciones a esta regla que establecemos en Nuestra Casa.

#15 Los miembros de nuestro staff no están formados para diagnosticar necesidades especiales. Tratamos de indicar a los padres y madres diferencias de lo habitual y recomendar una evaluación ulterior, programas adecuados, actividades u otra información que pueda servir de ayuda si así desean las familias.

#16 La Magnolia Montessori Children’s House admite niñas y niños de toda raza, color, nacionalidad y origen étnico y reconoce todos los derechos, privilegios, programas, y actividades disponibles a lo niños y niñas en el centro. No discriminamos en base a raza, color, nacionalidad y origen étnico en la administración de su educación, política y sus programas.

#17 Promovemos hábitos alimenticios saludables con nuestras niñas y niños. Bolsas de patatas, chucherías, dulces, bollería, bebidas gaseosas, zumos de frutas azucarados y otros tipos de comidas similares empaquetadas, no están permitidas en Nuestra Casa.

“Nos gusta lo que ofreces.

Queremos seguir conociendo Nuestra Casa».